Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

Lee, lee y lee… Escribe, escribe y escribe

Queremos saber...  · 

Lee, lee y lee… Escribe, escribe y escribe

Por Jorge Pozo Soriano, autor de Las bufandas de Lina y otros cuentos animalados.

Uno de mis primeros recuerdos es el de mi padre contándome cuentos antes de dormir. Eran cuentos que se inventaba, pequeñas historias sin las cuales yo no podía pegar ojo y que él me ofrecía como un suave y eficiente bálsamo que sellaba mis ojos y me guiaba hasta las puertas del sueño. Un primer acercamiento a la lectura que siempre quedará en mi memoria y en mi corazón.

Recuerdo con un cariño enorme a mis maestras de primaria, pues todas consiguieron dejar en mí ese sentimiento afectivo ante la literatura. Me ofrecieron lecturas, me recomendaron libros, me instaron a leer y a escribir siempre que tenían ocasión. Lo mismo me ocurre con mis profesoras de Lengua castellana y literatura en educación secundaria y bachillerato, al igual que con mi profesor de “Novelística actual” de la Licenciatura en Publicidad y RR.PP. y las profesoras de “Didáctica de la lengua”, “Lectura y escritura creativa” y “Literatura y educación” en el Grado en maestro en educación primaria.

Nunca podré olvidarme de Pepita, mi tutora en quinto y sexto de primaria y fallecida hace unos años. “Lee, lee, lee”, me decía siempre, y yo leía, leía y leía. Tampoco me olvidaré de Isabel ni de Trini, ambas profesoras en el instituto. “Escribe, escribe, escribe”, repetían, y yo, obediente, escribía, escribía y escribía. Escribía tanto que todos los años, desde primero de la E.S.O. hasta segundo de Bachillerato, gané alguno de los premios que el instituto organizaba con motivo del Día del Libro, día también de mi santo. Poesías y relatos breves brotaban de mi imaginación siempre que encontraba un hueco, creándome un hábito de escritura que hoy sigo conservando. En la facultad de educación también he tenido la enorme suerte de encontrarme con Marta y Pilar, dos profesoras amantes confesas de la educación y la literatura. Dos profesoras que también me han llevado a seguir leyendo y, sobre todo, a seguir escribiendo, hasta tal punto que el primer cuento infantil que he escrito, titulado “La lombriz saltadora y el buitre que temía volar”, y que fue el principio del libro de cuentos que publicaré en octubre, nació de la petición de una de ellas durante sus clases de Lectura y escritura creativa.

Puede que esos dos espacios sean los más importantes a la hora de respirar literatura. Nuestra casa y los centros educativos. Por lo tanto, serán los padres (u otros familiares cercanos) y los profesores los responsables de lograr ese objetivo. Lo ideal sería que los niños tuvieran todas las facilidades posibles en ambos espacios, pero a veces lo ideal es demasiado utópico. Si en sus casas no hay libros ni existe ese hábito lector, los maestros tenemos que ser quienes compensemos esa falta. Sería muy positivo que nuestras aulas se convirtieran en cocinas donde la lectura fuera un ingrediente imprescindible. Si, al menos, tienen contacto con los libros en uno de estos dos espacios, será mucho más sencillo que conviertan la lectura en una afición que los acompañará toda la vida.

Por todo ello, por todo el amor hacia la literatura que me fueron inculcando desde pequeño, siempre que trabajo con niños intento verter ese amor por los libros en ellos. Creo firmemente que si conseguimos que, desde pequeños, adquieran un hábito de lectura y vean la literatura como algo bello, estaremos formando a futuros lectores y amantes de la lectura. Quizás, en algunos casos, incluso a los escritores de mañana. Leo para ellos. Les ofrezco lecturas. Les dejo tiempo para que lean. Les doy algunas pistas para que sepan cómo escribir los distintos tipos de texto. Todo acercamiento a los libros, la lectura y la escritura será bien recibidos por los niños, sobre todo si nosotros, sus maestros, nos volcamos en la literatura y en sus distintos ámbitos. No podemos dejar pasar la gran oportunidad de formar buenos lectores en nuestras aulas. Seguramente, muchos de ellos se acordarán de nosotros y de cómo nos adentramos con ellos en el maravilloso mundo de los libros en el futuro, del mismo modo que muchos amantes de la literatura recordamos a nuestros profesores.

Imágenes de Soizick Meister.

 Salamandra 5-3 230 X 50 0213

También te puede interesar:

Palabras clave de este post: haciendo grandes lectores, lectura, jorge pozo soriano, literatura infanitl, leer, escribir

Comentar post

Jorge

Gracias, chicas, por dejarme colaborar en este espacio tan maravilloso que habéis creado para todos los que amamos la literatura y la educación. Un abrazo, Jorge