Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

Libros de fantasía para niños soñadores

Valores y emociones  · 

Libros de fantasía para niños soñadores

Por Cristina Mangas

En la actualidad, el género realista está viviendo un auténtico boom dentro del ámbito de la literatura juvenil. 

Solo hace falta pasearse por las estanterías de cualquier librería para comprobarlo: Otoño en Londres, Dos chicos besándose o ¿Ya soy normal?. Aunque no todos, muchos adolescentes se han cansado de mundos de ensueño donde lo normal es ir a la caza del dragón y buscan historias donde los protagonistas no se diferencien mucho de ellos y vivan una vida normal pero interesante. No obstante, en el ámbito de la literatura para preadolescentes el buscar dragones no es algo que esté desfasado; así, la fantasía aún cautiva a muchos lectores alrededor del mundo.

Sin lugar a dudas, una de las características del ser humano es la imaginación, y es algo tan primitivo que nuestros antecesores ya hacían sombras con las manos frente al fuego, creando animales y diferentes formas con las manos. De este modo, el niño de hoy en día también usa la imaginación para rehacer el mundo que le rodea. Si antes eran sombras delante del fuego, ahora pueden ser las palabras que hay en los libros. Los libros de fantasía pueden ser, para el lector, un espejo de la realidad, un entorno lleno de magia donde comprender el mundo real

Un ejemplo de como la literatura con tintes fantásticos, que supuestamente ayuda al lector a huir de su realidad, puede enseñar a comprenderla, es El virus de la suerte. En este libro un niño mira siempre Saturno con su telescopio con la esperanza de sentirse más cerca de su padre; pero no habla solo de su afición a la astronomía o como un virus se instala en su cuerpo y le concede deseos…Sino que, en el fondo, es un libro para ayudar al lector a comprender el duelo, la pérdida de los seres queridos y la superación de esta pérdida.

Por otro lado, este tipo de literatura no tiene que narrar obligatoriamente sucesos fantásticos o mágicos que luego no tienen efecto en la realidad. Un libro de fantasía puede ser excelente para entender nuestro ecosistema, la naturaleza y el efecto de los humanos en ella. En El chico escarabajo los insectos tienen un papel muy importante: a partir de una visión humorística enseñan que los seres pequeños –tanto animales como personas– pueden hacer grandes cosas. Este libro no solo entretiene al lector sino que también intenta concienciarlo sobre el medio ambiente y nuestras actividades –normalmente dañinas– en él.

Porque la literatura de fantasía no tiene por qué estar alejada de la realidad. Cada vez más, los dragones, las hadas y la magia dan paso a otro tipo de fantasía que está mucho más relacionada con el mundo en el que vivimos. La magia no solo tiene cabida en un mundo fantástico sino que en el nuestro también puede existir y tiene la oportunidad de hacer creer al lector que otras realidades son posibles, que sus sueños pueden ser reales.  En el fondo, ahí radica lo increíble de la literatura: el poder llegar a cambiar la visión del lector.

También te puede interesar:

Cristina Mangas  ·  Ars longa, vita brevis

Antigua bibliotecaria, graduada en Filología Hispánica y lectora a tiempo completo. Participa en clubs de lectura y comparte sus experiencias lectoras y opiniones en su blog de literatura Ars longa, vita brevis. Twitter @Cris_Potterhead

Comentar post