Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

Libros para chicas guerreras

Jóvenes lectores  · 

Libros para chicas guerreras

Por Mónica Huerta Barbón

Siempre he dicho que la lectura es algo que debemos inculcar desde la más tierna infancia, pero a veces, puede pasar esta primera edad escolar sin que los niños se hayan “enganchado” a ella. Como dice el refrán “nunca es tarde si la dicha es buena” y una vez que llegan a la adolescencia puede ser un buen momento para seguir intentándolo.

Lo que debemos tener claro es que la constancia es una buena aliada en educación, y si lo que queremos es que nuestros hijos se conviertan en lectores, con todos los beneficios que ello aporta, nunca debemos tirar la toalla. Eso sí, sin obligar, intentando mostrar el lado más amable y positivo de la lectura, regalando algún libro acorde con sus intereses o gustos, incluso un cómic como Jane, el zorro y yo de la Editorial Salamandra. Este libro en formato cómic nos presenta el tema de las dificultades de adaptación que pueden tener algunos adolescentes.

  Una característica de esta etapa es la falta de seguridad que suelen experimentar, consecuencia de la ambivalencia entre infancia y madurez que viven y de la que son conscientes. Para sobrellevar mejor esta inseguridad se crean unas “máscaras de conducta” que los protejan; estas máscaras son mecanismos inconscientes que les ayudan a no sentir lastimada su autoestima. La rebeldía, la necesidad de llamar la atención e incluso la agresividad forman parte de este conjunto de conductas que les hacen llevar mejor la ambivalencia.

  Son estas inseguridades o las consecuencias de las conductas “máscara” las que les pueden llevar a tener problemas de adaptación, tema central de este libro, a través de Hélene, su protagonista y de Jane Eyre, la protagonista a su vez del libro que será la tabla de salvación para Hélene.  

Otra característica de la adolescencia es la búsqueda de modelos con los que identificarse. A lo largo de la historia ha habido mujeres luchadoras, innovadoras, que no han tenido las facilidades que tenemos en la actualidad en pleno  S.XXI. Son mujeres guerreras que han tenido que librar muchas batallas para alcanzar los logros que consiguieron, en una época en la que eran los hombres los que tenían las oportunidades. Sin duda pueden llegar a ser un buen modelo para nuestras adolescentes, un ejemplo de lucha y superación que encontraremos en Las chicas son guerreras de la Editorial Montena. Es un libro homenaje a todas esas mujeres que no tiraron la toalla, que son un dechado de fortaleza, de persistencia, de superación… Como dijo Marie Curie: “En esta vida no hay nada a lo que tener miedo. Sólo hay que entender las cosas”.

  Siguiendo con el ejemplo de personas especiales y de chicas guerreras podemos regalar a nuestras adolescentes el libro de Matilda (Editorial Loqueleo), llevada al cine en 1996 por Danny DeVito. Matilda es una niña con capacidades asombrosas con las que, a pesar de las travesuras en las que se ve inmersa, va buscando una justicia que no es capaz de ver en el mundo que le rodea. Es un clásico con lección moral, donde se encuentra el bien y el mal y donde las lectoras se encontrarán con un final feliz que les dejará buen sabor de boca.

  Pero cualquier historia puede servir de lanzadera al maravilloso mundo de la lectura. Una de ellas puede ser la que inspiró aquella serie de dibujos animados que muchos padres podemos recordar con cierta nostalgia. ¿Quién no recuerda los Diminutos? Seguro que hasta la melodía. Eran aquellos “pequeños seres bondadosos que están viviendo con nosotros”. Esta serie se inspiró en el libro Los incursores de Mary Norton (Editorial Blackie Little). A su vez, esta novela está basada en una leyenda británica, quizá para explicar la desaparición de todos esos pequeños objetos que nunca encontramos… Sin duda puede ser una buena historia que consiga enganchar a algún reticente a coger un libro o que haga disfrutar de una maravillosa lectura a los que ya son experimentados lectores.

  Éstos tan solo son unos ejemplos de libros e historias que entretienen, que educan y que, sin duda, son una buena alternativa de ocio que tiene el poder de competir con las pantallas, o al menos, restar el excesivo tiempo que algunos adolescentes suelen dedicarles. El niño o adolescente lector tiene en el libro al aliado perfecto para pasar buenos momentos, no necesitará llenar esos tiempos con pantallas que le convierten en un ser pasivo. En palabras de Catherine L´Ecuyer “Un niño que no lee es un niño abocado al conformismo, al pensamiento único, sin imaginación. Los libros, en cambio, desarrollan su templanza, su capacidad de convivir con el silencio, de pensar, de reflexionar, de imaginar. Un niño que lee tiene vida interior, y por lo tanto brillo en los ojos”.

  Somos nosotros los padres los que tenemos que educarles en esa dirección, somos los que podemos dar ejemplo cogiendo un libro y poniéndonos a leer, los que podemos regalar esos libros que lleguen a ser el detonante del sano hábito de la lectura, somos nosotros los que podemos motivarlos con aquellas historias que sabemos les van a atraer…

  La constancia, esa gran aliada en educación, será la que deba acompañarnos. Porque nuestros hijos adolescentes se están entrenando para la vida adulta y como dijo Joseph Addison: “La lectura es a la mente lo que el ejercicio al cuerpo”. 

 

También te puede interesar:

Mónica Huerta Barbón  ·  Los libros de Mónica H. Barbón

Licenciada en Psicología y Maestra de Educación Infantil en el Colegio Peñamayor. ¡Le encantan los niños! Desde siempre los libros han sido su pasión y les dedica todo el tiempo que puede, después de familia, que es su mayor prioridad.

Comentar post