Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

Libros para observar las estaciones

Valores y emociones  · 

Libros para observar las estaciones

Por Ana Domínguez Vizcay

La primavera viste los árboles y el otoño los desnuda; el sol me mira en verano y, en invierno, ¿dónde está? La magia de las estaciones despierta la curiosidad de los más pequeños y su capacidad de sorpresa. 

“¿Qué es lo que más te gusta de la primavera, Samuel?”, le pregunté a mi hijo de cinco años, después de leer Linus y las estaciones. “La nieve”, me contestó. Está claro que no lo tiene claro. Pero lo disfrutó mucho. Son curiosos y preguntones por naturaleza y, a esas edades tempranas, aunque les resulte complejo diferenciar entre el ayer y el mañana, entre el verano y el otoño, o el sentido del paso del tiempo, estos son aspectos que atraen poderosamente su interés.

Los libros son una herramienta valiosa para compartir con ellos la mudanza de las estaciones, sobre todo cuando todavía no leen. A través de la imagen, del color, del texto asequible, son capaces de asimilar con mayor facilidad la idea de transformación, de ciclo. La vida se repite, pero cada día es nuevo, único.

En los últimos meses se ha publicado una buena hornada de títulos que rondan estos conceptos, en los que prima lo visual porque están pensados para niños entre los 3 y los 6 años. Uno de ellos este que mencionaba, Linus y las estaciones, publicado por Alba Editorial, ilustrado por Glória Falcón y escrito por Susanna Isern, que sigue fiel a sus personajes animales. Un cuento clásico, tierno, que tiene como protagonista a Linus, un pequeño conejo recién llegado de la ciudad que decide visitar el bosque e instalarse en un gran cerezo. Desde allí, será testigo del transcurso de las estaciones y los cambios que conllevan, siempre con una mirada dulce, atenta y abierta a la sorpresa.  

Otro recomendado sería Tiempo Libre (Libros del Zorro Rojo), de la norteamericana Lizi Boyd, que sigue transmitiendo en todos sus trabajos su amor por la naturaleza. Este álbum ilustrado con ausencia de texto es una auténtica delicia y tiene muchos puntos en común con su obra más conocida, Linterna Mágica. A través de cuidadas escenas con ventanas troqueladas, que permiten diversas interpretaciones, podemos captar y descifrar la belleza de cada momento. Un paseo a través de la creatividad y la felicidad de un niño, a veces desde el interior de la casa, a veces desde el exterior, que es también un viaje por las estaciones y la metamorfosis de todo lo que nos rodea. Podéis disfrutar del booktrailer para ir abriendo boca.

De gran fuerza visual es también El jardín mágico (Ediciones Ekaré), con texto e ilustraciones de Lemniscates, premio Crítica Serra d`Or 2016 en la categoría de literatura infantil y juvenil por su libro Árboles. Cloe vive en un jardín mágico, pero ella no lo sabe, porque pasa distraída. Sin embargo, cuando es capaz de cambiar su forma de mirar, descubre montones de pequeñas sorpresas, como que algunos insectos brillan como linternas y que otros cambian de tono porque prefieren pasar desapercibidos. Una mirada ecológica a lo que nos rodea, un canto a la curiosidad del niño, a través de unos dibujos con un colorido muy especial. Además, al final, incluye un apéndice informativo en el que se da respuesta a las preguntas que pueden surgir con su lectura. 

Por último, La fiesta de las estaciones, un divertidísimo libro “coctelera”, que nos familiariza con la primavera, el verano, el otoño y el invierno a través de poemas, cuentos, adivinanzas y juegos. Es perfecto para trabajar con niños de preescolar tanto en casa como en el aula. Editado por Beascoa, los textos son obra de la poeta, autora de literatura infantil y juvenil, y traductora Vanesa Pérez-Sauquillo. El complemento perfecto lo pone el ilustrador y dibujante de cómic Fermín Solís.

Así, podemos descubrir los cambios en la climatología, en el paisaje, en nuestro modo de vestir, en los alimentos de temporada, hasta en las efemérides y tradiciones según la estación del año. ¿Cerramos con unos versos? “A veces da la impresión / de que el año se repite: / estación tras estación / salen del mismo escondite / los meses y las semanas… / Pero los niños lo saben: hoy no es igual que mañana, / las estaciones son fiestas”

También te puede interesar:

Ana Domínguez Vizcay

Periodista de formación y postgrado en Marketing Digital. Hace más de una década que me muevo en el ámbito de la comunicación corporativa y el marketing editorial y he podido disfrutar de algunas experiencias como editora. Me seduce el universo de la literatura infantil, sus fondos y sus formas. Compartir un cuento con mis hijos cada noche es la guinda que me endulza el día

Comentar post