Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

Los beneficios de los libros de tela y otros libros "sensoriales"

Valores y emociones  · 

Los beneficios de los libros de tela y otros libros "sensoriales"

Por Dolores Sanmartín Bastida

Los bebés y los niños más pequeños disfrutan tocando y experimentando con los cinco sentidos todos sus objetos de juego. Los libros en estas etapas son un juguete más, y los mejores para que disfruten de ellos son los cuentos blandos y manipulables, con formas y texturas diferentes. 

Desde que nacen, los bebés viven un continuo desarrollo sensorial, de exploración y descubrimiento. En los tres primeros años de vida, las palabras les transmiten afectos, calman angustias y construyen las historias que el adulto les lee y cuenta en voz alta y que el pequeño escucha y se identifica. Son recomendables, por ello, las primeras narraciones orales en forma de nanas y las canciones para hacer caricias, y resultan fundamentales los libros blandos, por ejemplo de tela, que el bebé puede manejar sin hacerse daño.

Conforme el bebé va creciendo, convienen los libros ilustrados y cuentos con sorpresa que incluyan solapas o troqueles para manipular, de diferentes materiales resistentes. Es un momento idóneo para introducir los libros de exploración o libro-juguete, y los lavables de plástico y tela. Les gustan sobre todo los libros con imágenes realistas de objetos o personas fácilmente reconocibles, que forman parte de su entorno cotidiano.

Más tarde, poco a poco, del libro como objeto de juego inicial pasan a valorar las historias y textos. Disfrutan con la observación de imágenes, con el reconocimiento de objetos, denominarlos, resaltar sus diferencias de tamaño, color, etc.

En general, para las primeras edades y preescolares los libros se caracterizan por una serie de elementos comunes: la ilustración colorida como elemento primordial, con poco texto -de tipografía grande- o ninguno; los temas principales suelen ser monográficos y realistas (casa, familia, más tarde la escuela, pequeñas anécdotas de experiencias vividas); protagonistas animales y niños; libros para manipular, de juego visual. En el aspecto material son libros blandos pero resistentes, con encuadernación flexible de cantos romos, cubiertas plastificadas y tamaño pequeño. Es fundamental que su aspecto externo e interno resulte atractivo y despierte interés, y que el contenido sea adecuado a cada etapa evolutiva del niño.

Por todo ello, es importante ofrecer a los más pequeños libros con formas diversas y texturas específicas para estimular su aprendizaje a través de los sentidos: de tela, cartón, acolchados de plástico, o impermeables y sumergibles en la bañera. Estos libros con “textura sensorial” les aportan amplios beneficios:

- Habilidad manual: como en los demás juguetes donde tienen que utilizar las manos con destreza y precisión, para manipular, pasar cada página, agarrar, girar, doblar, acercar a la boca.

- Desarrollo sensorial: al igual que el resto de juguetes que proponen experiencias de juego táctiles, auditivas, visuales, olfativas o gustativas, los libros también estimulan la inteligencia sensoriomotriz.

Veamos tres libros de tela y uno de cartón, de reciente publicación, como ejemplos de este tipo de obras.

Mi pequeño osoUn libro-juguete es Mi pequeño oso de la editorial Combel, escrito e ilustrado por Katie Saunders, para niños de 0 a 6 años. Tiene un formato muy original: por un lado es un muñeco (osito) y por el otro un libro, ambos de tela. El Oso es de lana muy colorida, simpático y divertido, perfecto para abrazarlo y llevarlo a todas partes; el libro de la parte posterior se cierra con un sencillo velcro lateral, y tiene hojas blandas de tacto especialmente suave que el bebé puede tocar, chupar, morder, aplastar, y los niños más mayores leer su historia, con tipografía grande y texto con rima, corto y sencillo. En cada una de las páginas el niño descubrirá, junto con el osito (ejemplo de animal humanizado como protagonista), un personaje diferente del bosque: pájaros, conejo, caracol, araña, mariposas; elementos de la naturaleza: setas, hojas, nubes..., y aprenderá a fijarse e identificar los distintos colores.

CucamonaCucamona es otro libro de tela de Combel, del autor Kenny Rettore y la ilustradora Francesca Ferri, de colores vivos con varias texturas para agarrar, elementos sonoros y un pequeño espejo al final para estimular el juego del bebé. Sonidos, imágenes y tacto en un libro para descubrir, para niños de 0 a 4 años, ideal para desarrollar los sentidos y sensaciones con su variedad de ruidos, texturas y elementos para tocar, y un texto adecuado muy breve y sencillo en hojas mullidas de tela.

ConejitoDe la misma ilustradora, Francesca Ferri, destaca ¡Hola, conejito!, de la Editorial Edebé, recomendado para niños de 0 a 5 años. Es otro libro-juguete, aunque de cartón: además del cuento en sí, de ilustraciones dulces y tiernas con mínimo texto, se complementa con una mantita-sonajero muy suave con forma de conejo; todo ello viene en una bolsita o mochila. Las puntas de esta mantita están diseñadas para que el bebé las agarre con sus pequeñas manos. Los bebés y muchos niños pequeños (aproximadamente hasta los 6 años) desarrollan un apego especial por estas pequeñas mantas, peluche o muñeco favorito de tela o punto, llamadas también doudou (el término viene de Francia), aunque les gustan igualmente cualquier objeto blando plano de tela, como un pañuelo o almohada. Les ayuda a relajarse y les aporta seguridad cuando lo llevan consigo.

Cuando sueño...Otro libro de Edebé parecido es Cuando sueño, también de Rettore y Ferri para niños de 0-5 años: un cuento de tela pero esta vez con forma de maleta, con un pequeño conejo de peluche (como vemos, muchos libros para esta franja de edad vienen actualmente en packs junto con peluches). Al igual que Cucamona, tiene diferentes texturas en solapas y bolsillos, y, como ¡Hola, conejito!, está diseñado para, a través del sentido del tacto, calmar a los bebés para dormir. La historia la protagoniza Conejito, quien realiza un viaje a través del mundo de los sueños.

Los cuatro son recomendables como primeros libros -blanditos- de la biblioteca de un niño, aunque sería deseable un precio menos elevado en todo este tipo de obras especiales para bebés y primeras edades.

También te puede interesar:

Palabras clave de este post: libros, libros infantiles, libros tela, libros sensoriales, libros para pequeños

Dolores Sanmartín Bastida

Historiadora de formación, he trabajado como Catalogadora en bibliotecas y en Análisis Documental e Investigación. Desde hace años he enfocado mi carrera al mundo de la edición (redacción y corrección de textos) en Literatura Infantil y Juvenil, tras realizar cursos especializados en este género. Colaboro como editora en Wikipedia.

Comentar post