Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

Los leones no se pelean (o sí): los cuentos de animales educan en valores

Valores y emociones  · 

Los leones no se pelean (o sí): los cuentos de animales educan en valores

Por Sara Suberviola

La escena (real) era más o menos la siguiente. Una sofocante tarde de verano en la piscina. Un montón de niños chapuzón va chapuzón viene, correteando por el césped y jugando con mil muñequitos de animales. En un momento dado, hay un conflicto entre dos de los pequeños y se acaban pegando por un león de plástico. “¡Chicos, que los animales no se pelean!”

Y tan ancha que se quedó, como si fuera verdad que los leones no atacan ni matan. Seguro que yo habré dicho barbaridades similares en más de una ocasión, y para nada quiero juzgar a aquella madre de familia numerosa que solo quería poner paz y amor en el mundo.

Pero en su momento me dio la risa. ¿En serio? ¿Los animales no se pelean? Vale que el cazador acabe salvando a la abuelita en las versiones actuales de Caperucita Roja y que se publiquen cada vez más cuentos con lobos buenos, pero me pareció dulcificar demasiado la realidad decir que los animales no se pelean.

Meses después, ahora que me he puesto a reflexionar para este artículo sobre los cuentos de animales, creo que la anécdota ilustra algo más que nuestra afición por suavizarles todo a nuestros hijos (o nietos, o sobrinos, o alumnos).

Sin pensarlo, seguramente ni saberlo siquiera, aquella madre estaba usando un recurso que la humanidad ha utilizado al menos desde Mesopotamia: hablar de los animales para hablar del ser humano y de cómo debe comportarse.

Las fábulas

Las fábulas no son, tal y como se las define canónicamente (con su imprescindible moraleja), un género de moda en la actualidad. Creo que buena parte de su poca popularidad se debe (además de a que a nadie le gusta que le digan lo que tiene que hacer) a que, al crear personajes paradigmáticos de determinados rasgos de personalidad, contribuye a clasificar a las personas mediante estereotipos: el zorro es astuto; la gallina, cobarde; el elefante, torpe; el lobo, feroz; el perro, fiel; el león, majestuoso; la hormiga es trabajadora, etc.

Sin embargo, se siguen publicando continuamente libros protagonizados por animales, y se les sigue dando un sentido moral: usamos el comportamiento de los animales para decir (o preguntarnos) cómo deben comportarse las personas.

Los cuentos de lobos mansos o miedicas también nos están dando una interpretación del mundo. Tienen tanta carga moral como los cuentos de lobos feroces. Unos nos dicen que hay gente horrible en el mundo y hay que tener mucho cuidado al elegir de quién te fías. Otros, que no debemos juzgar a las personas por lo que parecen o por lo que todos creen de ellas. Pero en los dos casos nos están diciendo (o les estamos diciendo a los niños), a través de ejemplos de animales, cuál es la manera correcta de comportarse.

Los cuentos de animales, aunque queramos alejarnos de las fábulas clásicas y huir de las etiquetas, siguen usándose para lo mismo que las usaban Esopo, La Fontaine o Samaniego: para educar en valores. En los nuestros, claro. Cada uno los suyos. Según los míos, no es malo que en algún cuento los animales se peleen. Ni bueno querer esconder las moralejas.

Recomendaciones

¿Estás buscando cuentos de animales para leer con niños? Echa un vistazo a estos:

Hay un perro en este libro

¿Hay un perro en este libro?: un libro de pestañas con el que los más pequeños descubrirán cada rincón de la casa de estos tres gatos tan diferentes y deberán encontrar al intruso que se esconde en este libro. ¿Quién hay ahí?

Vivir con Hilda: Hilda es una niña con mucha personalidad. Su gato, lo sabe muy bien… Cuando se empeña en conseguir algo, no cesa hasta lograrlo. Una historia divertida sobre las convivencia y sus dificultades.

No lavar este osoNo lavar este oso: las advertencias están por algo y si no se hacen caso se acaba complicando todo. Una historia muy divertida que traerá de cabeza al más pequeño de casa.

El lobo desnudo: Un lobo grande y peligroso tiene un revés. Mientras persigue a una pequeña cabra, se engancha su piel negra en una rama...  Al principio, se esconde en un rincón del bosque, pero luego va a una costurera para pedir ayuda.

También te puede interesar:

Palabras clave de este post: libros de animales, cuentos de animales

Sara Suberviola  ·  Te invento un cuento

Sara Suberviola es licenciada en Periodismo y Filosofía. Con una década de experiencia en el ámbito de los medios de comunicación y la formación, actualmente es la responsable de la editorial Te invento un cuento, especializada en cuentos personalizados para niños y adultos.

Comentar post