Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

Pablo, el bombero

La hora del cuento  · 

Pablo, el bombero

Por Dácil Muñoz

¿Quién quiere ser bombero? Hoy en La hora del cuento una de bomberos con el novato Pablo.

El jefe de bomberos reunió a todo el personal en la central.

- Tenemos un compañero nuevo. Os presento a Pablo.

La carcajada fue general. El nuevo bombero era muy pequeñito.

- Pero jefe, es tan pequeño que se nos va a perder un día.

Pablo se puso tan rojo como su uniforme.

-Soy el mejor bombero de la central y lo demostraré -afirmó categóricamente el nuevo.

De repente: Uaaaaaauaaaaaauaaaaaauaaaaaaa

La alarma de la central empezó a sonar como loca.

- Rápido muchachos, ¡a los camiones! Hay una emergencia. Pablo, ve con algún compañero que te enseñe cómo funciona esto.

Pablo se metió en un camión rojo y enorme sin pensárselo dos veces. Sus compañeros todavía seguían riéndose a sus espaldas.

Niiiiiinoniiiiiiinoniiiiiinoniiiiiinoniiiiiiiinoniiiiiiinoniiiiiiiiiiiinoniiiiiiiiinoniiiiiiiiiiinoniiiiiiino

Pronto llegaron al lugar de la emergencia. Se estaba quemando un rascacielos altísimo

- ¡Rápido, las mangueras!

Plosh, plosh, plosh, plosh. Las mangueras echaban agua a toda velocidad.

Un vecino se acercó a ellos angustiado.

- Mi gato, mi gato -se lamentaba-. Mi gato está dentro de mi casa.

-¿Cual es su casa? -preguntó un bombero.

- Esa de ahí.

- Enseguida subo –el bombero acercó su camión y desplegó la escalera sin perder un segundo. Detrás de él, subió Pablo. Al ir a abrir la ventana...

¡Clan!
- Se ha quedado trabada, no se puede abrir más -se lamentó el bombero-. No quepo.

- Voy a por el hacha -dijo el bombero.

- ¡No hay tiempo! -exclamó Pablo-. Yo puedo entrar.

Y, dicho y hecho, el pequeño bombero se coló por la ventana sin ningún esfuerzo.

- Gatito, gatito, ¿dónde estás? -parecía que el techo no iba a aguantar mucho tiempo sin caerse. Pablo buscaba al minimo por toda la casa veloz como una flecha.

- Miauuuuuuu, miauuuuu -el gatito se había subido a lo alto de un armario.

- Ya te tengo -anunció triunfal el pequeño bombero. Sin perder más tiempo salió de nuevo por la ventana con el gatito en los brazos.

- ¡Bieeeeen! ¡Bravo por Pablo!

-¡Socorro! -oyeron los bomberos-. ¡Socorro!

-¡Allí! -señaló uno de ellos-. En esa ventana tan alta.

Una chica pedía ayuda desde el interior de uno de los pisos.

- ¡Socorro! -gritaba la chica-. El fuego se acerca. Sacadme de aquí rápido.

- Vamos a tener que subir la escalera del camión muy muy alto.

Chucuchucuchucuchucuchucuchucuchucuchucuchucu…- Subía la escalera sin parar. Alto alto alto.

Tan alto la subieron que el peso de un bombero y la chica podían hacer que se cayera el camión. Era muy peligroso, pero Pablo no tuvo miedo en ningún momento.

- Yo soy el que menos pesa, así que yo subiré.

En un plis estaba en lo alto de la escalera ayudando a la chica a salir por la ventana. El camión se tambaleó un poco, pero aguantó hasta que los dos estuvieron en el suelo.

- ¡Bien por Pablo! ¡Ha demostrado ser el mejor bombero de la central!

Tan bien lo había hecho que el jefe le dio su propio camión de bomberos. Era intensamente rojo y muy brillante.

- Te llamaré Nino -anunció Pablo muy contento.

- Chica, gato. ¿Queréis que os lleve a dar una vuelta en Nino por toda la ciudad?

- Síiiiiiiiiiiiiiiiiiii

- Miauuuuuuuuuuuu

Y Pablo les llevó montados en Nino por toda la ciudad para gran júbilo de los dos.

 

Niiiiiinoniiiiiiinoniiiiiinoniiiiiinoniiiiiiiinoniiiiiiinoniiiiiiiiiiiinoniiiiiiiiinoniiiiiiiiiiinoniiiiiiino

También te puede interesar:

Palabras clave de este post: cuento infantil, cuento para niños, cuentos infantil corto

Comentar post

camila

hola me gusta este cuento

camila

y me gusta el cuento de la bella durmiente