Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

Pon viñetas en sus primeras lecturas

Queremos saber...  · 

Pon viñetas en sus primeras lecturas

Por Ana Domínguez Vizcay

Mi niñez estuvo empapelada de tebeos. No recuerdo llamarlos cómic entonces. Puedo rememorar con nitidez tardes de domingo invernales con primos y hermanos, compartiendo alguna de las historietas surgidas de la imaginación de Francisco Ibáñez. Mortadelo y Filemón (recién aterrizados estos días en las pantallas de cine), el Botones Sacarino, Pepe Gotera y Otilio… o los gemelos Zipi y Zape y el eterno muerto de hambre Carpanta, caricaturizados por Escobar. Cuánto hizo la editorial Bruguera por nuestra infancia

¿Hay alguien que merodee los cuarenta –por arriba o por abajo- que no haya tenido en su estantería algún volumen de la Colección Súper Humor? ¿Alguien que no sepa de quién hablo si le digo “una aldea poblada por irreductibles galos resiste todavía y siempre al invasor…”? Devorábamos aquellos tomos de más de 300 páginas de la Colección Películas, lanzados por Ediciones Recreativas S.A., un sello que nos ofreció en versión cómic todas las películas y personajes salidos de la factoría Walt Disney, y muchos otros.

Después de años de olvido, me he reencontrado con esa fascinación que me generaba el cómic a través de mis hijos. Hablo de primeras lecturas -compartidas la mayoría de los casos- para edades entre 4 y 8 años. Un amigo ilustrador me comentaba que “para él, el arte del cómic es crucial a cualquier edad porque incorpora de forma natural el elemento tiempo” y ha comprobado que los niños entienden esto a la perfección.

Son innumerables sus beneficios en los primeros pasos lectores. Permite mezclar lenguajes plásticos y literarios para narrar la historia, al tiempo que el esquema de lectura facilita la ordenación espacio-temporal; posibilita expresar emociones, humor y diversas situaciones a través de símbolos abstractos que hacen visual el lenguaje; estimula el pensamiento lógico y la atención; favorece la capacidad de análisis y síntesis; despierta la afición por coleccionar y esto implica constancia, orden y cuidado.

Portada Super PatataHoy en día se reeditan viejos títulos y nacen nuevas sagas, como la del omnipresente Geronimo Stilton, que tiene alrededor de veinte historias en versión cómic. Pero me gustaría destacar dos pequeñas colecciones y dos editoriales que están apostando por acercar este formato a los más pequeños. Me refiero a Bang Ediciones y Dibbuks. La primera, a través de su sello Mamut Cómics, me tiene enamorada. Diseños híper sencillos, casi planos, pero muy bien trabajados y  con propuestas sugerentes, ya a partir de los tres años. En mi casa, nos consideramos fans de Super Patata (a partir de 6 años), de Artur Laperla, un súper héroe transformado en tubérculo que tiene que vérselas con unos cuantos villanos.

Por su parte, Dibbuks, con importantes series para adultos, cuenta con un interesante catálogo infantil y juvenil. Para 6 ó 7 años me quedo con la colección de Marieta. Los recuerdos de Naneta, del autor francés Nob, con historias entrañables de una abuela con muchas ganas de vivir que, de pequeña, tenía demasiada prisa por hacerse mayor.

Finalmente, un par de recomendaciones que ya tienen ciertos años. La pandilla fantasma, de Jacques Duquennoy, colección de cinco títulos (Las travesuras de Nessie, Una sorpresa para Kiki…) editados en su día por Edelvives y que, lamentablemente, hoy no localizo a la venta. Sin apenas texto y encadenando onomatopeya tras onomatopeya, construye historias muy divertidas protagonizadas por esta cuadrilla de fantasmas. Y me queda por mencionar las aventuras y desventuras de Los siete osos enanos (SM), de Émile Bravo. Dirigido a lectores a partir de 7 años, revisa y mezcla con mucha frescura y ciertas dosis macarras los cuentos clásicos más conocidos.

Por cierto, me sumo al mensaje que estos días lanzaba Dibbuks a través de sus redes sociales. #loscómicssonliteratura. ¡Plas, plas, plas!

 

Ana Domínguez Vizcay. Soy periodista, aunque desde hace más de una década me muevo por los derroteros de la comunicación y el marketing editorial. Compartir un cuento con mis hijos cada noche es la guinda que me endulza el día.  

También te puede interesar:

Palabras clave de este post: cómic, literatura, libros ilustrados

Comentar post

Sara

Fui una niña devora libros porque, primero (hoy todavía), fui una niña devora tebeos. Mis pequeños -no ha hecho falta un gran esfuerzo- siguen la saga. ¡Nada engancha más que un buen tebeo! Muy buen artículo, tomo nota de las recomendaciones.

Ana Domínguez Vizcay

¡Gracias Sara!

Evita

Yo también me apunto las recomendaciones. Mi hijo no es un gran lector (espero que sólo por el momento) y lo único que le engancha son los tebeos ¡Genial artículo!

Ana Domínguez Vizcay

Muchísimas gracias Eva por tu comentario.