Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

Primeros libros de aventuras y búsquedas

Valores y emociones  · 

Primeros libros de aventuras y búsquedas

Por Alberto Guaita Tello

De niños, hubo un tiempo maravilloso, antes de que nuestra mente fuese encasillada y cuadriculada con celo por la sociedad... hasta casi acabar con la curiosidad y la imaginación sin límites que la habitaban. 

Cada salida al parque, cada trayecto en “bici”; incluso una visita al supermercado, eran toda una aventura. Sobre todo si conseguías darle esquinazo a tus padres en la sección de frutas y terminabas en el almacén, para descubrir un grandísimo misterio: de donde procedían los deliciosos cereales y las galletas de chocolate que llenaban las estanterías. 

Buscábamos sin cansancio y ajenos al desaliento objetos maravillosos en cada terreno inexplorado. Cada piedra un poco diferente a las demás, cada palo con una enredadera abrazada a él, cada chapa de refresco; eran un tesoro. Cuando adquirías la habilidad casi mágica de leer, descubrías que habían muchos más lugares por explorar, infinitas búsquedas que emprender, tanto dentro como fuera de las páginas de tus nuevos mejores amigos; los libros.

Si tenías la fortuna de que un ejemplar de la “Historia Interminable” (Ende, Michael.), de “El Hobbit” (Tolkien, J.R.R.), o de “El Principito” (Saint Exupery, Antoine.), cayeran en tus manos; el universo de pronto se expandía ante tus ojos y podías alcanzar lugares donde tu amaba montura a pedales jamás te habría podido llevar. “Colmillo blanco”(London, Jack.) nos hacía sentir el frío de la nieve sobre nuestra piel y nos enseñaba el valor de la lealtad, aparte de hacernos desear tener nuestro propio lobo. Con “Moby Dick” (Melville, Herman) vislumbrábamos la enormidad del océano y el poder enorme de sus habitantes; a los que llegabas a la conclusión de que era mejor respetar y dejar en paz.

Un par de ejemplos más recientes, que resultan ser una excelente opción para empezar a descubrir toda esa infinita variedad de aventuras, podrían ser perfectamente: “Vamos a cazar un oso” (Rosen, Michael y Oxenbury, Helen de Ed. Ekare) o “Corre a casa ratoncito” (Teckentrup, Britta de Ed. Loguez), dos divertidas aventuras en las que podremos acompañar a los más pequeños a adentrarse en la pasión por la lectura.

También te puede interesar:

Palabras clave de este post: primeras lecturas, aventuras, animales

Alberto Guaita Tello

Crecí rodeado de cuentos clásicos y leyendas locales en Camerún. Vivo con mi esposa en los mágicos valles de Cantabria. Pronto publicaré “Cuentos de la Zamina” y “El Corazón de la Montaña”.

Comentar post