Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

Rick Riordan: aventuras y mitología

Jóvenes lectores  · 

Rick Riordan: aventuras y mitología

Por Sergi Viciana

Hay libros predestinados a formar parte de tu vida por siempre jamás. Cuando tenía 14 años me compré una novela titulada El lago de fuego. Lo tenía todo: un volcán, dinosaurios, arañas que hablaban, una protagonista ciborg... 

Me moría de ganas de leerlo, pero en el instituto me mandaron algunas lecturas obligatorias. Lecturas “serias”, con las que “iba a aprender cosas”, lecturas de las que ni siquiera recuerdo el título, tan solo que me aburrían y que la narración se interrumpía de vez en cuando para explicar algo, páginas que sonaban a libro de texto, páginas que me habrían hecho odiar la lectura si en casa no me hubiera esperado El lago de fuego. Ojalá me hubieran hecho leer a Rick Riordan.

Instruir deleitando

Tras enfurecer a Zeus, el dios Apolo es desterrado del Olimpo. Aterriza en la ciudad de Nueva York convertido en un chico normal, sin sus poderes divinos y bajo la apariencia de un adolescente.

Como adulto y como profesor, leo las novelas de Riordan apreciando su gracia pedagógica. En sus sagas no sólo aparecen dioses grecolatinos, egipcios o nórdicos, sino que usa la mitología entera. En la más reciente, Magnus Chase y los dioses de Asgard, no solo nos encontramos con Odín, Thor o Loki, sino con Yggdrasil, el árbol de los mundos; con la serpiente que rodea Midgard, Jörgmundgander; con los nueve mundos... Es siempre información pertinente, que fluye con la narración. Rick Riordan es profesor y sabe que si tus alumnos se aburren no van a aprender igual, si es que aprenden algo. Y la trilogía de Los dioses de Asgard es, primero y ante todo, las aventuras del pobre Magnus.

Magnus Chase

Después de tantos años y tantas lecturas, veo la construcción de sus novelas, veo cómo sigue el camino del héroe, identifico los personajes arquetípicos y sé cómo funciona su humor. Puedo ver los engranajes de sus novelas, sus andamios, cómo va plantando las semillas que recogerá más adelante, incluso en los próximos libros. Y no me importa ver todo eso, porque sus libros son divertidos. Son novelas de aventuras, están llenas de emoción y me mantienen pegado a sus páginas como lo hacía Doyle en El mundo perdido o Verne en 20.000 leguas de viaje submarino. Al final, si quieres que tus alumnos aprendan algo, la mejor manera es conseguir que les interese.

Las pruebas de Apolo

¿A qué chaval no le interesa ver al protagonista enfrentarse a Ratatosk, la ardilla gigante? Las idas y venidas de los dioses griegos pueden ser poco atractivas para un adolescente del siglo XIX, pero leer Las pruebas de Apolo y ver cómo la personalidad del dios en realidad es la de un adolescente con arrebatos hormonales que se busca la vida en Nueva York es francamente hilarante. Y eso antes de que vaya al Campamento Mestizo y se tope con un atajo de semidioses con más de semi que de dioses. A lo mejor, si en el instituto nos hubieran hecho leer a Rick Riordan, no sería casi el único de mi promoción que sigue leyendo hoy en día. Y sabría más de mitología.

También te puede interesar:

Palabras clave de este post: literatura juvenil, suspense, aventuras, rick riordan

Comentar post