Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

¿Sabes qué quiere tu bebé cuando llora?

Queremos saber...  · 

¿Sabes qué quiere tu bebé cuando llora?

Por Nora Rodríguez

El llanto es la forma que tu hijo tiene para comunicarse especialmente durante los primeros meses de vida. Mediante este cordón sonoro él expresa tanto sus necesidades como aquello que le disgusta: sensación de hambre, frío, calor, necesidad de cariño y cercanía, sueño, cansancio, que está mojado, etc. Cuando el llanto es insistente y les cuesta calmarse, es difícil averiguar qué les ocurre. Prestar atención a la intensidad, la frecuencia y el tono con que tu bebé grita o llora puede darte pistas.

¿Llora de hambre o de dolor?

El 1968 el doctor Wasz-Höckert, y sus colaboradores identificaron cuatro tipos de gritos y de llantos en los bebés: el del nacimiento, el de dolor, el de hambre y el de placer, que con un poco de entrenamiento las madres llegaban fácilmente a discernir.

El llanto de hambre se caracteriza por ser más insistente, urgente y agudo comparado con el modo en que llora cuando no quiere dormir, el cual se parece más a un grito ronco e intermitente.

No obstante, también es cierto que no todos los bebés lloran de la misma manera. A menudo, lo primero que hay que aprender es a diferenciar cuando el sonido que emiten tiene un fuerte significado de demanda y cuándo solo está emitiendo gritos más graves e intermitentes porque no encuentra una posición cómoda o porque está cansado.

Si el bebé no se encuentra bien y le duele algo, su llanto de dolor será intenso y estará combinado con gritos agudos, cortos y continuados, seguidos de una respiración profunda parecida a un ahogo y un lenguaje corporal en el que puedes leer su tensión.

El tipo de llanto parecido al ronroneo, que se caracteriza por ser un sonido suave e intermitente generalmente no constituye una demanda sino un juego. Algo similar a una autoestimulación que él mismo realiza para escucharse o bien para descubrir las posibilidades de los diferentes sonidos.

Un cordón umbilical sonoro

Algunas madres, mientras dura el período en que dan de mamar, cuando el bebé empieza a llorar de hambre sienten en su cuerpo sensaciones que así se lo indican. Se ha comprobado que este llanto inicial es mucho más suave y sólo funciona como un aviso. Apóyale contra tu pecho para que se relaje con el movimiento tenue que tu realizas al respirar. A medida que tu hijo esté seguro de que sus necesidades serán satisfechas, es posible que sus períodos de llanto sean menores. Sin una respuesta afectiva por tu parte puede no reducir sus períodos de llanto, sino todo lo contrario, es decir que éstos sean cada vez más frecuentes.

¿Cómo descubrir los códigos de tu hijo?

Si ves que tu hijo llora y le cuesta clamarse, darle el chupete no consigue buenos resultados, como tampoco intentar jugar con ellos cuando están muy excitados. Conseguir tu bebé se calme es una experiencia decididamente importante para tu autoestima, deberás observarlo y escucharlo mucho para reconocer sus demandas. Sin embargo, con un poco de entrenamiento y atención verás cómo logras comprender qué te quiere decir. En ocasiones puede suceder que sea tu necesidad de que el bebé responda a tu esfuerzo por calmarlo lo que te lleve, sin darte cuenta, a excitarlo aún más. Recuerda que a tu hijo lo relajan más los tonos susurrantes o graves de voz. En esos casos, él puede utilizar el llanto para imponer sus propios límites porque así como la falta de atención es muy perjudicial para tu hijo, el exceso de estimulación puede ser también muy nocivo y que llore o grite para indicarte que está en una situación que ya no puede controlar.

Cómo consolarlos

  • Comprobar si está sucio o tiene hambre.
  • Abrazarlo y ayudarlo a que te toque.
  • Colocarlo contra tu pecho y columpiarte sentada en una silla.
  • Acariciarle con suavidad la espalda. Siempre de arriba hacia abajo y a lo largo de la columna vertebral.
  • Proporcionarle sensación de contención. Por ejemplo, cogiéndole primero un pie y después otro, o los dos a la vez.
  • Pasar la mano por el cuerpo desnudo con movimientos circulares casi imperceptibles en sentido de las agujas del reloj.
  • Caminar con él en brazos. El movimiento es a veces el mejor remedio.
  • Si es de noche, llevalo a dormir contigo.

Lo que no debes hacer

  • Dejar que llore hasta que se calme por si sol, pues a veces paran de llorar no porque se hayan consolado sino porque se han bloqueado debido al sentimiento de abandono que les produce el no ser atendidos.
  • Darle más alimento, cuando no llora de hambre.

¿Como saber cuando lloran por enfado?

Algunos signos corporales que muestran que están enfadados, además de una frecuencia constante de llanto son:

  • Piernas y brazos rígidos.
  • Tensión en la planta de los pies.
  • Manos estiradas colocando los dedos como en punta.
  • Incomodidad general.
  • Dificultad para calmarse al ser consolados o cuando ya han sido satisfechas sus necesidades.
  • Movimientos amplios con los brazos y las piernas.
  • Negarse a comer.

También te puede interesar:

Palabras clave de este post: bebé, llanto, crianza, parenting

Nora Rodríguez

Nora Rodríguez  ·  Happy Schools Institute

Escritora, ensayista y pedagoga, así como pionera en el estudio de la violencia escolar en España y un referente mundial en innovación pedagógica. Durante más de veinte años ha impartido conferencias y formación sobre educación a profesores y directivos de diversas universidades, y a padres en organismos internacionales.

Comentar post