Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

Sobre petardos y cactus en Sant Joan

La hora del cuento  · 

Sobre petardos y cactus en Sant Joan

Por José María de Arquer

Se acerca San Juan y os traemos un cuento ¿os atrevéis a leerlo en clase?

Faltaba poco para la verbena y esa mañana, en el cole, todo eran voces. Por un lado, los profesores aconsejando sobre el buen uso de los petardos; y por otro, los niños que querían contar sus experiencias.

Resultó que algunos, los más previsores, ya tenían preparados sus cohetes, tracas, fuentes y surtidores, truenos, artilugios voladores que explotaban en el aire… Otros lo dejaban para el último día. Pero ninguno ocultaba sus ganas de prenderles fuego.

–Es mejor usar una mecha que un mechero, porque la llama es difícil de controlar si hace viento –explicó la profesora.

Un niño levantó la mano.

–Yo me chamusqué los dedos…

–Los petardos están llenos de pólvora. Por eso debéis vigilar mucho y mucho.

Una niña preguntó:

–¿Podemos tirar petardos, los niños? ¡A mi vecino le dejan hacer de todo!

La profesora se adelantó.

–Según su categoría y la edad del niño. Cuando vuestros padres los compren, deben preguntar si podéis lanzarlos vosotros o tendrán que hacerlo ellos. Hay que ser prudente para no chamuscarse las manos, ¿verdad?

Todos se miraron los dedos y asintieron con la cabeza. Uno agitó los brazos para hablar.

–¡Mi primo se llevó un susto de muerte el año pasado! Metimos uno en un tubo y salimos corriendo. Pero como no explotaba, se acercó a mirar. “Yufa, yufa”, decía. ¡Todos pensamos que se había apagado! Y estaba a punto de llegar cuando explotó. ¡Se le quemó el pelo!

–¡Qué tonto! –se oyó por ahí.

Su profesora se acercó.

–Tonto, no sé. Imprudente, sí fue. ¿Cuántos de vosotros habéis querido recoger uno que no explota?

Se levantaron varias manos.

–Pues lo mismo. ¡Jamás hay que acercarse a un petardo que no explota! Puede hacerlo más tarde… y no es bueno que os pille cerca.

–Pues sí, además mi tía se enteró y le cayó una bronca monumental.

–Pedidles a vuestros padres que no os dejen solos, para evitar eso.

Otro niño se levantó.

–¡Pues a mí me pasó una cosa divertidísima! Dejé un petardo en una maceta que tenía un cactus lleno de pelos puntiagudos. Y cuando explotó, el cactus empezó a arder… ¡No sabía qué hacer!, así que empecé a darle palmadas y a chafarlo… Y al final, como no se apagaba, tiré la maceta al suelo y salté sobre el fuego. Menos mal que lo apagué pero… ¡qué daño en las manos! ¡Tenía pinchos clavados por todas partes!

–¡Ja, ja, ja! –se rieron sus compañeros–. ¡Tú estás loco!

El niño también se rio porque su aventura resultaba más graciosa ahora que había pasado. Hasta la profesora disimuló una sonrisa imaginando el cuadro... Les explicó:

–Yo pasé la verbena en mi pueblo y un chico hizo algo parecido. Pasó una traca sobre una palmera y el árbol se incendió. Tuvimos que llamar a los bomberos. Al padre, claro, se le cayó el pelo, igual que al chico.

Se acercó a la pizarra.

–Bueno, ¿qué hemos aprendido hoy?

Todas las manos, sin excepción, se levantaron.

–¡A no encender petardos sobre las plantas!

–¡A alejarnos de los petardos que no explotan!

–¡A no lanzarle un cohete a tu hermano!

–¡Hay que alejar los petardos de las mechas encendidas!

–¡A tirarlos con nuestros padres!

El más pequeño de la clase se hizo oír entre tanto griterío:

–¡A no darle palmadas a un cactus lleno de pinchos!

 

Explicarles a los niños que el día de Sant Joan es el más laaargo de todo el año, y que para celebrarlo se montan verbenas y hogueras en todo el país, está muy bien. Pero enseñarles a tirar petardos, ¡es fundamental!

 

Dibujo “Sobre petardos y cactus en Sant Joan” de Marián Seguí 

También te puede interesar:

Palabras clave de este post: cuento infantil, cuento de San Juan, cuentos infantil corto

José María de Arquer  ·  @JmdeArquer

Autor de la novela juvenil CUSTODIOS y de la colección de cuentos infantiles POL AVENTURER. Colabora habitualmente en la página de fomento de lectura infantil y juvenil Boolino, con la aportación de cuentos breves. Como profesión, realiza trabajos de investigación técnica en el mercado asegurador y es también colaborador de algunos proyectos sociales de desarrollo de los más jóvenes.

Comentar post