Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

Un cuento infantil contra las pesadillas

Valores y emociones  · 

Un cuento infantil contra las pesadillas

En Dormilandia lo principal para todo el mundo es el dormir, pero no las horas que uno duerme sino lo bien que se descansa. Imaginad pues el drama de su princesita, Dormilina, que al llegar la noche no consigue conciliar el sueño debido a sus pesadillas.

El Tragasueños es una fábula con estructura clásica, un cuento infantil con planteamiento, nudo y desenlace que tiene el sueño como hilo conductor de la historia.

 

Este libro para niños de Michael Ende es descriptivo tanto a nivel de lenguaje como en cuanto a las imágenes que ilustran cada página. Pero describe de una forma que engancha al lector, no es una acumulación pesada de elementos que dificultan la lectura sino que despiertan la curiosidad.

 

El marco en el que Ende sitúa la acción es el del clásico cuento de hadas con un reino feliz, un castillo, un rey y una reina con una preciosa princesa, y un problema. Sin embargo, sabemos qué autor fue Michael Ende y por eso al leer esta reedición de Editorial Juventud no nos coge por sorpresa que este marco sea simplemente un punto de partida que dará lugar a una historia cautivadora y profunda que trasciende más allá del típico cuento.

Hay varios elementos de esta historia que llaman la atención del lector cuando se comparte esta lectura en casa. Uno de ellos es el color del tragasueños, el verdadero protagonista del relato que aparece para resolver el problema de la historia y que es un pequeño ser de aspecto curioso y de color muy destacado, un azul pálido mezclado con blanco, el color de la luna. Así pues, el tragasueños parece un pedacito de luna que ha bajado a la tierra de noche para asumir las pesadillas de las personas.

La ilustración de este cuento, a cargo de Annegert Fuchshuber, avanza y progresa con el relato como si se tratara de una pequeña historia del arte. Al principio tiene cierto aire de pintura medieval, sin perspectiva, y después pasa a ilustrar interiores domésticos que nos recuerdan a la pintura flamenca, así como una colorida escena a doble página que describe el inicio del viaje del rey en busca del remedio para su hija. Es una escena curiosa y muy completa en elementos visuales que nos da la posibilidad de que el niño lector identifique en la imagen todos los seres que el texto enumera. El viaje del rey sigue progresando y es entonces cuando aparece algún paisaje que recuerda a la pintura del romanticismo, Fuchshuber quiere que identifiquemos el estado de ánimo del pobre padre que busca una cura para su hija con ese paisaje desolado. Finalmente aparece el pequeño protagonista y la ilustración intensifica el carácter onírico de las imágenes que al principio solo se intuía y nos proporciona alguna joya visual que puede tener su inspiración en los gravados de Goya.

La naturaleza del tragasueños como personaje abre la puerta a trabajar el concepto de la generosidad a través del comportamiento de este ser, ya que solo viene si lo invitas y solo quiere que lo llames si tienes pesadillas. Sin embargo, esta aparente servidumbre no es un sacrificio que hace por las personas, pues al tragasueños simplemente le encanta alimentarse de las pesadillas y de los sueños confusos, de aquello que perturba el ánimo y da miedo, porque es en estos sueños dónde él encuentra el alimento, donde encuentra el meollo y la complejidad humana, no en los sueños blancos y plácidos que no le interesan porque no le alimentan.

tragasueños

A pesar de todo esto, el libro no sería ni la mitad de la experiencia que puede llegar a ser sin la caja de actividades. Con estas acciones que toman como punto de partida el libro podemos convertir El Tragasueños en una vivencia única y duradera y podemos dar valor vivencial a la complejidad que tiene por sí mismo. Con la primera actividad que consiste en construir un atrapasueños, el niño que ha leído el cuento percibe la historia de otra manera y la integra en su vida. Pese a que la creación del juguete es compleja y puede necesitar la ayuda de un adulto, el objeto final tiene poder sugestivo y puede pasar a ser algo más que un objeto con el que jugar un rato para convertirse en un talismán personal.

La segunda actividad pide tres momentos de concentración en los que el niño tiene que extraer palabras con las que construir frases que activarán el atrapasueños que hemos creado previamente. La actividad es curiosa porque el papel en el que inscribimos las frases para activar el objeto se tiene que envejecer con té, de manera que al final en el momento de leer la activación del atrapasueños parece que estemos leyendo un conjuro antiguo.

También se puede crear un juego de la oca basado en la historia del cuento infantil. El hecho de jugar nos hace recordar la lectura y refuerza el recuerdo de lo que sucede en el cuento, haciendo que el niño integre la lectura en la vida y le dé otra dimensión a través del juego.

Las propuestas de My Little Book Box dan un espacio íntimo para que los padres vivan las actividades con sus hijos y permiten que haya una comunicación sobre qué es lo que ha impactado de la lectura, qué nos ha gustado del relato y podemos poner en común las cosas que se han valorado de manera diferente. La creación de un objeto tan singular como un atrapasueños también es un elemento que da pie a conversar y a explicar las sensaciones que ha tenido el lector durante la lectura del cuento infantil y más tarde durante la realización de todas las actividades para niños que propone la caja.

El libro acompañado de las actividades es una experiencia que perdura y que potencia el poder de impacto que tiene el cuento. El tragasueños de Michael Ende es una historia profunda a la que se quiere volver, un atrapasueños y un juego nos lo permiten.

 

También te puede interesar:

Palabras clave de este post: cuentos infantiles, actividades para niños, manualidades infantiles

Comentar post