Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

Un libro, un amigo

Jóvenes lectores  · 

Un libro, un amigo

Por Mónica Huerta Barbón

Siempre me ha gustado leer. Muchos de mis recuerdos están relacionados con la lectura o los libros. Recuerdo los libros regalados, la biblioteca del colegio a la que acudía siempre que me dejaban, la búsqueda en las estanterías repletas de aquel “tesoro” que me iba a acompañar durante algunas horas (sobre todo en los momentos previos al sueño). Recuerdo con especial cariño el inesperado premio (no sabía ni que existía) a la “gran lectora del curso” por todos los libros cogidos en esa biblioteca. Recuerdo, sobre todo, la sala de mi casa repleta de libros, donde iba, a coger uno u otro… No importaba el color ni el tamaño, allí estaban ellos, esperándome, para que los sacara “de paseo” y acariciara sus hojas. Alguien dijo alguna vez que un libro es un amigo que nunca te dará la espalda… Ciertamente, nos hicimos muy buenos amigos. 

Pasaron los años y me convertí en madre y maestra. Dos “profesiones” muy relacionadas ya que, ¿qué madre no se convierte en maestra?, ¿qué maestra no ha tenido que hacer de madre en alguna o infinidad de ocasiones?
Lo que somos no deja de ser el producto de lo que hemos sido. Por ello, los libros siguen acompañándome en mi vida, en todas las facetas de mi vida, incluidas esas dos “profesiones” tan bonitas que ocupan mis días.

Mi hija, una gran lectora (incluso más que yo), ha tenido a su alcance montones de libros desde que ha sido capaz de asirlos con sus manos. Siempre le han gustado, siempre le han llamado la atención las ilustraciones, las fotografías…y desde que aprendió a leer, las palabras. Había (y sigue habiendo a pesar de todos los esfuerzos por trabajar el orden…) libros suyos en el salón, en la cocina, en el cuarto de baño… y, por supuesto, en su habitación, un estante enorme con muchísimos libros. Desde pequeñita leíamos cuentos, los dramatizábamos, nos inventábamos finales, personajes diferentes. Los cuentos, los libros, han sido y son  unos formidables amigos para ella.

Por otra parte, siempre ha visto libros en casa, no sólo los suyos, sino los “libros de mayores”. Ha vivido en casa el ejemplo de la lectura, los momentos de tranquilidad en los que cada uno tiene un libro en las manos, momentos de viajes, de vacaciones… en los que los libros nos acompañan. El ejemplo es importante en la educación, me atrevería a decir que lo más importante. Los niños “hacen lo que ven” y no es un tópico, es una realidad palpable, es una experiencia vivida día a día por padres, profesores y niños. La imitación, el aprendizaje observacional forma parte del juego de los niños e imitando van  interiorizando lo que para ellos significa “ser mayores”.

Imagen del post Por eso, si me preguntaran qué he hecho para fomentar en mi hija la lectura, la respuesta sería muy simple: LEER.
Y esta afición familiar intento llevarla también a mi entorno, a mi aula. Soy profesora de infantil, una preciosa etapa en la que empiezan a descubrir los secretos que encierra la palabra escrita. Es un momento óptimo en el que, gracias a la motivación que sienten al comprobar que van aprendiendo a leer, los libros se van convirtiendo en amigos que nos permiten descubrir cuán mayores somos al saber descifrar las palabras que encierran.

Cuentos, poesías, adivinanzas… forman parte de las rutinas diarias que les animan a hacerse cada día más amigos de los libros. El momento del cuento es un momento mágico en el que reina el más absoluto de los silencios. Las tardes de los viernes se hacen especiales a la hora de repartir los libros de nuestra biblioteca de aula. Se marchan emocionados con su “nuevo libro” debajo del brazo. Los lunes los devuelven igual de emocionados contando lo que han leído o les han leído, ya que, de esta forma también hacemos partícipes a los padres porque son  los mismos niños los que les demandan la lectura de ese libro. ¡Hay que leerlo antes de que tenga que ser devuelto!

La literatura también nos acompaña. Este año Cervantes ha sido un protagonista en mi aula. Hemos leído y aprendido poesías de Don Quijote, hemos conocido a Sancho Panza, a Dulcinea ¡ah! y al flaco rocín, Rocinante. Hemos aprendido un poquito de la vida del gran maestro Don Miguel de Cervantes Saavedra.

En este caso, yo no soy la protagonista del ejemplo en casa, pero el mundo de la lectura cobra un gran protagonismo en el trabajo diario con los niños.

Y es que… “Un libro es un amigo que nunca te dará la espalda”.

También te puede interesar:

Palabras clave de este post: fomento lectura, libros infantiles

Mónica Huerta Barbón  ·  Los libros de Mónica H. Barbón

Licenciada en Psicología y Maestra de Educación Infantil en el Colegio Peñamayor. ¡Le encantan los niños! Desde siempre los libros han sido su pasión y les dedica todo el tiempo que puede, después de familia, que es su mayor prioridad.

Comentar post

Raquel

Precioso

David

Que grande eres Mónica y que suerte tienen tus alumnos con fomentar la lectura en alguno de ellos ya es un buen hacer y los libros nunca te darán la espalda tu amigo de confianza

Carmen

Es precioso,A Carmen mi hija,la has convertido en una apasionada de la lectura. Carmen

Mercedes

¡Todo un lujo contar contigo para la formación de nuestra hija!. Me ha gustado mucho todo lo que dices.

ANA MARIA

QUE BONITO MONICA.... PALABRAS DE SINCERIDAD... UN ABRAZO GRAN MADRE Y GRAN MAESTRA ERES

Beatriz

Qué suerte tenemos algunas de que seas tu la maestra de nuestros hijos. Gracias,Mónica