Blog by Boolino

Mucho más que cuentos infantiles

Boolino es más que una web de cuentos infantiles y novela juvenil. Encuentra en nuestro blog consejos de lectura.

¿Y no me darás una rosa?

La hora del cuento  · 

¿Y no me darás una rosa?

Por José María de Arquer

Había pasado un año desde la captura del dragón. La historia de la maravillosa rosa que creció bajo la tierra regada con su sangre había dado la vuelta al mundo.

Era tal su belleza, que cientos de sabios fabricaron pócimas especiales para mantenerla con vida, pero todo fue inútil y terminó por marchitarse. Se llevaron sus semillas y las esparcieron por todos los rincones del planeta, aunque buena parte de ellas perecieron en sus manos y en las de los jardineros más afamados de reyes, princesas y caballeros.

Buena parte de ellas pero no todas, como es el caso de esta niña que os explico:

El caballero Jorge se había casado con la princesa y fue premiado con muchos regalos que repartió entre la gente necesitada. Tenía suficiente con su pequeña casita en las afueras de la ciudad y su precioso jardín. Como viajaba mucho montado en su caballo, en realidad quien lo cuidaba era un jardinero y su hija.

Jorge le había pedido que hiciera lo imposible por hacer crecer, con sus semillas, un nuevo rosal. ¡Ya no quedaban más dragones! Tenía la esperanza de conservar la magia y la belleza de aquella primera rosa, porque ninguna antes fue tan bella como la que brotó de su sangre.

El jardinero le dio una a su hija, que la plantó y regaba todas las tardes. Y después, la niña se sentaba cerca de ella y leía un cuento en voz alta. A veces su padre la acompañaba y la escuchaba, pero otras lo hacía sola y continuaba leyendo. Hasta que se ponía el sol, la niña leía.

–¿Y no me darás una rosa? –le decía a la tierra antes de marcharse.

Con el tiempo, otros niños se acercaban para oírla contar esas historias fantásticas que tú puedes encontrar en cualquier cuento. Y siempre terminaba diciendo:

–¿Y no me darás una rosa?

Todas las tardes hasta la primavera siguiente.

Una mañana –corría el día 23 de abril–, el jardinero acudió al jardín como era habitual. Pero enseguida intuyó que algo era diferente. Lo primero que notó fue su intenso olor en el aire. ¡Olía a rosas! Sin embargo, el lugar que había reservado para ellas estaba vacío. Resultaba extraordinario porque jamás en su vida había sentido nada tan intenso; sin embargo, la tierra estaba yerma. Entonces se acercó al lugar donde su hija leía todas las tardes un cuento y… ¡Rosas! Se quedó con la boca abierta y respiró profundamente, incrédulo. Los rosales habían brotado por la noche y de todos colgaban las rosas rojas más bonitas del mundo.

Y no había ninguna duda acerca de su procedencia, no solo porque él conociera el origen de su semilla, sino porque jamás ninguna flor había sido tan bella como aquellas, salvo una: la de la sangre del dragón. Con gran orgullo, comprendió que su hija había conseguido lo que él, con toda su sabiduría, fue incapaz de lograr.

Corrió a buscar a la niña y la trajo hasta aquí. Ella, extasiada, sonrió de felicidad al verlas; en el fondo de su corazón, siempre supo que su semilla le regalaría un precioso ramo de rosas.

A lo largo y ancho del mundo, solo las semillas que fueron cuidadas de la misma forma, acompañando su crecimiento con la letra de historias fantásticas, brotarían igual que aquella.

Y las rosas de aquel jardín las terminarían comprando los hombres para mostrar su amor por su gente. Y las mujeres les regalaban  luego un libro, con la esperanza de vivir juntos aventuras inimaginables.

Es por eso que rosa y libro van unidos, como lo hacen aquellos que se quieren.

 

FIN

Dibujo de Marían Seguí, ¿Y no me darás una rosa? – Día de Sant Jordi Abril 2016

José María de Arquer

@JmdeArquer

 

 

También te puede interesar:

Palabras clave de este post: cuento infantil, cuento corto, Sant Jordi

José María de Arquer  ·  @JmdeArquer

Autor de la novela juvenil CUSTODIOS y de la colección de cuentos infantiles POL AVENTURER. Colabora habitualmente en la página de fomento de lectura infantil y juvenil Boolino, con la aportación de cuentos breves. Como profesión, realiza trabajos de investigación técnica en el mercado asegurador y es también colaborador de algunos proyectos sociales de desarrollo de los más jóvenes.

Comentar post

Xavier

Molt maca la historia i la il.lustració...